Introducción al MiFID

    Qué es MIFID

    MiFID (Markets in Financial Instruments Directive) es una directiva europea que regula la prestación de servicios de inversión, traspuesta a la normativa española por la Ley 47/2007, de 19 de diciembre, por la que se modifica la Ley 24/1988 del Mercado de Valores y el Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero, sobre el régimen jurídico de servicios de inversión y de las demás entidades que prestan servicios de inversión.

    La directiva, su transposición y normas de desarrollo persiguen los siguientes objetivos:

    1. Armonización del marco legal europeo, completando el mercado único de servicios financieros de la UE e introduciendo un régimen regulatorio común para los servicios financieros. 

    2. Refuerzo de la protección a los inversores, a través de un suministro de información de mayor calidad, una mayor transparencia en los mercados de valores, el perfeccionamiento de las normas de conducta en la relación con los clientes, y la aplicación del principio de mejor ejecución por parte de las ESI (Entidades de Servicios de Inversión), consistente en la obligación de obtener el mejor resultado posible al ejecutar órdenes de clientes.

    3. Aumento de la competencia, mediante la liberalización de determinados mercados y servicios financiero.

    Tipos de clientes MiFID

    Caixa Ontinyent considera clientes MiFID aquellos que tengan o contraten cualquier producto MiFID conforme se define más adelante.MiFID, con el objetivo de ofrecer a cada cliente un nivel adecuado de información y protección en base a su formación y experiencia inversora, establece tres categorías o tipos de clientes que se relacionan a continuación, por orden de menor a mayor nivel de protección a recibir de la entidad de servicios de inversión:

    1. Contraparte elegible: Inversores institucionales (empresas de inversión, entidades de crédito, compañías de seguros, vehículos de inversión colectiva y sus sociedades de gestión, etc.)

    2. Profesional: clientes que posean la experiencia, los conocimientos y la cualificación necesarias para tomar sus propias decisiones de inversión y valorar correctamente los riesgos inherentes a dichas decisiones.

    3. Minoristas: El resto de clientes (particulares, autónomos, personas jurídicas, etc.) Es la categoría que recibe el máximo nivel de protección, consistente entre otras cosas, en recibir información sobre la naturaleza y riesgos de los instrumentos financieros, centros de ejecución de órdenes, gastos y costes asociados a los servicios y operaciones, incentivos; políticas de mejor ejecución de órdenes, de gestión de los conflictos de interés y de salvaguarda de activos.

    Caixa Ontinyent considera inicialmente a todos sus clientes, salvo excepciones puntuales, como minoristas, a fin de otorgarles el mayor grado de protección.Un cliente minorista puede solicitar su tratamiento como profesional, debiendo para ello remitir su solicitud por escrito a Caixa Ontinyent, quien procederá a evaluar si el cliente posee conocimientos y experiencia adecuados y, concretamente, si cumple como mínimo dos de los siguientes criterios:

    1. Que haya realizado en el mercado de valores de que se trate operaciones por volumen significativo con una frecuencia media de 10 por trimestre durante los cuatro trimestres anteriores,

    2. Que el valor de su cartera de instrumentos financieros, formada por depósitos de efectivo e instrumentos financieros, sea superior a 500.000 euros,

    3. Que ocupe o haya ocupado al menos durante un año un cargo profesional en el sector financiero que requiera conocimientos sobre las operaciones o los servicios previstos.

    Productos MIFID

    En cumplimiento de la normativa MiFID, Caixa Ontinyent clasifica sus productos según su complejidad y su nivel de riesgo, en tres grupos diferenciados:

    Productos NO MIFID

    No resultan afectados por la normativa MiFID los siguientes productos:

    1. Cuentas a la vista (cuentas corrientes, libretas de ahorro, ahorro regalo)

    2. Depósitos a tipo fijo y variable.

    3. Depósitos estructurados que garantizan el principal al vencimiento.

    4. Préstamos de garantía real.

    5. Préstamos personales.

    6. Líneas de crédito.

    7. Seguros.

    8. Fondos de pensiones.

    Productos MiFID – No complejos

    1. Acciones Renta Variable (Mercados regulados).

    2. Deuda Pública (Bonos, Obligaciones, Letras del Tesoro, Adquisición Temporal de Activos, Pagarés).

    3. Fondos de Inversión, a excepción de los Fondos Inmobiliarios y los Hedge Funds.

    4. Obligaciones y otras formas de deuda titulizadas que no incorporen un derivado implícito.

    Productos MiFID – complejos

    1. Instrumentos financieros derivados (Opciones, futuros, permutas y warrants, …).

    2. Depósitos estructurados no garantizados.

    3. Renta Variable (Mercados no Regulados).

    4. Renta Fija Privada.

    5. Participaciones

    6. Preferentes.

    7. Deuda subordinada.

    8. Seguros de cambio especulativos.

    9. Fondos de Inversión Inmobiliarios, Hedge Funds.

    Adecuación del producto MiFID al cliente

    Para evaluar si un producto MiFID es adecuado para un cliente, Caixa Ontinyent hace uso del test de conveniencia, que contiene un conjunto de preguntas sobre los conocimientos y experiencia del cliente en productos y mercados financieros, que éste ha de cumplimentar.

    Sólo en el caso de que el cliente tome la iniciativa para contratar un producto MiFID considerado no complejo, Caixa Ontinyent no tiene la obligación de valorar si el producto es adecuado o no para el cliente, circunstancia que Caixa Ontinyent advertirá, en su caso, de forma fehaciente.